By: Socios Q On: octubre 24, 2017 In: Blog Comments: 0

“Un comerciante quería saber cuánto eran dos más dos. El contable, después de comprobar que nadie podía oírles, le murmuró al oído: – ¿Usted cuánto quiere que sea?”

 

Los primeros recursos que tiene un emprendedor es de sobra conocido que son los: “Family, Friends and Fools”, la familia, los amigos y algún tonto, son los primeros que apuestan por el emprendedor.

Los fondos propios es el primer recurso con el que cuenta un emprendedor a la hora de desarrollar su idea de negocio, hay quien dice, que si no eres capaz de convencer a tu entorno más cercano para que invierta en ti y en tu idea, ¿cómo vas a conseguir otro tipo de financiación?.

Este tipo de financiación es la manera más tradicional de conseguir los primeros fondos para dar forma y empezar a desarrollar tu negocio pero como dice el refrán: “Los amigos y los negocios, cuanto más lejos mejor.”

Hay que tener especial cuidado con este tipo de financiación, una gestión incorrecta, una perdida de confianza o que se vaya al traste el negocio pueden terminar con relaciones muy cercanas y crear un conflicto del que es difícil salir.

En esta entrada os vamos a dar algunas claves para saber gestionar de una manera eficaz las 3F y poder seguir celebrando la cena de nochebuena en paz año tras año.

  • ¿Cuál es la persona adecuada para prestarme dinero?.

Cuanta menos cercanía, mejor. La persona más cercana a ti (tu padre, tu hermano…) tienen más probabilidad de prestarte dinero pero los vínculos emocionales , la confianza y la cercanía en el trato llevan en muchas ocasiones a gestionar mal el dinero y tomar malas decisiones. Se debe de intentar recurrir a una amigo o un compañero de trabajo, con esto conseguiremos tratar ese prestamo con una mayor seriedad y asemejarse más al prestamo que nos pudiese conceder un banco.

  • La información es una de las claves.

La transparencia en todas las decisiones que se vayan tomando es clave para generar confianza y el feedback adecuado. No existe obligación jurídica al respecto en el préstamo pero la confianza que han depositado en ti, debe de ir acompañada de la máxima seriedad y transparencia.

  • Los riesgos deben de ser presentados al inicio del proyecto.

Un buen emprendedor debe de ser consciente de los riesgos a los que se expone al iniciar su proyecto. La confianza que han depositado en ti, y principalmente en tu persona más que en el proyecto, te obliga a ser realista desde el minuto 0. Antes de que te presten dinero debes de exponer los puntos fuertes del proyecto, pero también y más importante, los riesgos potenciales a los que te expones, porque en el caso de que esos riesgos aparezcan y se materialicen deben de estar preparados y confiados en que los puedas superar. De otro modo, la desconfianza empezará a enturbiar la relación y se generarán tensiones innecesarias.

  • Más candidatos, menos riesgo.

Los más relevante en este tipo de financiación, para que la tensión y la presión que soportes sea menor, es valorar tus necesidades financieras y dividirlas entre diferentes candidatos para que si el proyecto no obtuviese éxito no produzcas un descalabro financiero a ninguno de estos. Si vas a pedir a un amigo 10.000€ debes de ser consciente de su economía y que la cantidad que le estás pidiendo no repercuta en sus finanzas y en su modo de vida. Sólo de este modo, conseguiremos aminorar su riesgo y curarnos en salud.