By: Socios Q On: agosto 09, 2017 In: Blog Comments: 0

“Sólo averiguas que estás nadando desnudo cuando la marea baja”

Warren Buffet

A ritmo lento, pero seguro, parece que la economía española sale de la crisis que se ha cebado con los países del sur de Europa en esta década nefasta. Desde que la caída de Lehman Brothers detuviese la economía a nivel mundial y dejase al descubierto nuestras peores carencias, España remonta y se consolida.

El estallido de la burbuja inmobiliaria dejó al descubierto que nuestro principal sustento era la construcción. En el año 2005, España tenía 23,7 millones de viviendas, 1,54 por habitante, la mayor tasa del mundo. La crisis descubre que el número de viviendas construidas no se pueden vender por falta de demanda, a esto se une una crisis financiera global y un endeudamiento masivo de la banda española, unido a la crisis de las cajas de ahorro. Esto genera que en los peores años de la crisis, 2011-2012, se generase una tasa de paro del 27%. Pero parece que la pesadilla ha terminado y tenemos razones suficientes para ser optimistas, ahí van algunas de ellas.

  • Se empiezan a vender vehículos

En el año 2007, justo al empezar la crisis, en España se matricularon cerca de 2,5 millones de vehículos, 6 años después, llegamos a mínimos históricos al no alcanzar el millón de vehículos matriculados.

El sector está repuntando desde el año 2013. El año 2016 acabó con unas cifras de cerca de 1.600.000 vehículos matriculados, y 2017 está ofreciendo las mejores cifras en la última década.

  • El comercio minorista nota la recuperación

Uno de los sectores más afectados fue el comercio minorista, miles de negocios tuvieron que cerrar sus establecimientos. El consumo no dejaba de bajar y obligaba a miles de propietarios a cerrar. 2013, fue el año en el cual cada Español gasto menos dinero en las rebajas.

En 2017 el consumo ha aumentado más de un 30% respecto a 2013 y se espera que el tercer trimestre de 2017 vuelva a batir récords.

  • Los Españoles viajamos más

En los peores años de las crisis, muchas familias Españolas tuvieron que suprimir o reducir sus vacaciones por falta de dinero, esto afectó al turismo nacional.

En 2016, los Españoles viajaron un 4% más que en 2015 y gastaron un 10% más. 9 de cada 10 de esos viajes se hicieron en España y tuvieron un efecto positivo en la economía Española.

  • Usamos más el transporte público

En cualquier economía desarrollada, el uso del transporte público es un indicativo muy importante a la hora de valorar el momento económico que vive el país. Cuanto más se use el transporte público, más personas están ocupadas y necesitan llegar a sus puestos de trabajo.

En el año 2016 el uso del transporte público experimento la mayor subida de los últimos 11 años.

  • Los bares se recuperan de la crisis

Aunque en los últimos siete años han desaparecido cerca de 30.000 locales, seguimos siendo el lugar del mundo con más establecimientos por habitante: uno por cada 175 personas.

El cierre de bares durante la crisis tocó techo en 2014, a partir del año 2015 se volvieron a a abrir más locales de los que se clausuraron.

El Español medio gasta más de 70€ al mes en el sector de la hostelería, y el consumo ha aumentado más de un 5% en el año 2016 respecto al año anterior.

Todas estas razones se convierten en potentes indicativos de la recuperación y consolidación de la economía Española. Aún queda mucho camino por recorrer para alcanzar los niveles previos a la crisis, pero parece que hemos encontrado el rumbo correcto y dejamos atrás una década desastrosa.