By: Socios Q On: noviembre 17, 2016 In: Blog Comments: 0

“En la vida no obtienes lo que quieres si no lo que negocias” Donald Trump

¿Se verá afectada la economía Española, y por tanto, el mercado del Venture Capital y la financiación privada?

La incertidumbre se apodero de todo el mundo al comprobar la sorprendente victoria de Donald Trump en las elecciones para la presidencia de los EEUU, en España al igual que en toda Europa el pragmatismo hacia este resultado se impuso, al final del día y en contra de lo previsto para este resultado tan inusual, el Ibex 35 redujo su caída final a un 0,4% a pesar de los números rojos que se produjeron a primera hora de la mañana, parece que el discurso conciliador de Trump a la hora de alzarse con la victoria y su intención de hacer una transición reconciliadora con Barack Obama y Hillary Clinton calmo los mercados y obtuvo una progresión similar en los ánimos del ejecutivo español, y es que su discurso de la victoria bien lo podía haber firmado el propio Barack Obama, un discurso conciliador, moderado y que aunó a todos los ciudadanos americanos.

El nuevo ejecutivo Español a diferencia de las palabras que pronuncio José Manuel García-Margallo, antiguo ministro de exteriores, en las que califico de “peligroso” el discurso de Donald Trump, no habían pronunciado crítica alguna hacia el candidato a la presidencia. El presidente del gobierno Mariano Rajoy a primera hora de la mañana, publico en su cuenta personal de Twitter su felicitación y las intenciones de mantener una estrecha colaboración con el nuevo presidente y con la primera potencia mundial: “Seguiremos trabajando para reforzar la relación que nos une a EEUU, socio indispensable”.

A esto, le siguió el comunicado del ministerio de asuntos exteriores y otro del gobierno español, todos en un tono profesional al igual que habían hecho ya muchos de sus colegas europeos, Theresa May o Angela Merkel.

Alfonso Dastis, nuevo ministro de asuntos exteriores, le tocaba el papel de debutar ante una gran expectación en Madrid ante centenares de medios en el mismo momento, en el que desde el Hilton de Nueva York, Donald templaba los nervios de todo el planeta. Dastis combatía a base de diplomacia el shock inicial que había generado la noticia y desgrano la posición que mantenía el gobierno en sus relaciones con EEUU con estas palabras; “sosiego y mesura, que son muy recomendables en política exterior” .

Una cosa es la campaña electoral en la que Donald Trump ha dicho y prometido miles de barbaridades a su electorado en EEUU que le han hecho granjearse enemigos en su propio partido, de hecho su partido y sus principales figuras le han dado la espalada, al igual que todos los famosos en América y hasta el propio presidente de los EEUU que parecía que iba a entregar las llaves de la Casa Blanca a su colega y anterior contrincante Hillary Clinton, y otra muy distinta va a ser lo que se hace gobernando, la política estadounidense genera muchos contrapesos y poderes que limitan su capacidad de acción, no hay más que recordar la promesa electoral de Obama en la que aseguraba que cerraría Guantánamo, pues bien su tiempo ha acabado y la base sigue funcionando y sin saber bien que hacer con los presos que se encuentran en ella.

Paul Ryan, líder del partido republicano en el congreso enfrentado a Trump, será uno de los contrapesos con los que tendrá que lidiar el nuevo presidente de los EEUU para sacar adelante algunas de sus promesas más controvertidas, como la construcción del muro con México o los aranceles que quiere imponer en el comercio con China y México.

La relaciones entre España y EEUU no tienen porque verse en peligro en los grandes acuerdos con los que contamos a nivel de seguridad y económicos, las bases militares de Rota y Morón y la descontaminación de Palomares son acuerdos ya cerrados, si bien es verdad que algunas políticas cambiarán, es difícil imaginarse a la familia real en un acto de compadreo tal como el que protagonizaron este verano Michelle Obama y nuestra Reina Leticia publicitando el programa en defensa de la educación de las niñas que llevaba a cabo la anterior primera Dama.

Los extremos europeos, llámese Marine Le Pen, Nigel Farage o Victor Orban, expresaban su más absoluto entusiasmo ante la victoria del republicano, y es que en 2017, Holanda, Alemania o Francia van a celebrar elecciones y ya son muchos los que auguran victorias populistas alentadas por lo sucedido en EEUU, el ciudadano europeo es posible que pierda el miedo hacia estos postulados y se anime a cambiar el sistema.

Por otra parte, aún no hemos recibido la respuesta hacia estas elecciones del rey Felipe VI, que como es habitual será el próximo 20 de Enero día de la investidura en el capitolio de Trump, cuando felicite al que ya es nuevo presidente de los EEUU.

No perdamos la calma, esto no tiene porque afectar al ecosistema inversor…¿o sí?.